Menú Cerrar

POR UNAS FIESTAS VIVAS Y PARTICIPATIVAS EN VALDEMORO

Comienzan unas fiestas patronales de Ntra.Sra.del Rosario menguadas por la situación económica del Ayuntamiento y por la propia incapacidad del Gobierno municipal de Ciudadanos para crear unas fiestas populares participativas en la que los vecinos sean los verdaderos protagonistas.

fiestasPara tal fin, el Ayuntamiento debería impulsar una renovación del modo de gestión y organización, no sólo poniendo en marcha el Consejo de Festejos que ya hemos creado en el Ayuntamiento, sino a través de consultas directas a la ciudadanía y concursos de ideas para revitalizar las fiestas. Dar especial voz a las asociaciones (y no sólo exigirles pagos) como las casas regionales, pero también otras de carácter diverso como migrantes, ecologistas, personas con discapacidad, feministas, LGTB,etc.), habilitar cauces para que los jóvenes se hagan protagonistas de la construcción de las fiestas a través de iniciativas coordinadas con colegios e institutos. En definitiva tener unas fiestas vivas.

Habrá quien añore la gestión del PP que se gastaba mucho dinero en grandes eventos y festejos, aunque según parecen desvelar los juzgados sólo lo hicieran para favorecer a la empresa púnica Waiter Music y los bolsillos de altos dirigentes del Partido Popular, pero la realidad es que no hace falta gastar tanto dinero para tener unas grandes fiestas, sino gestionar bien y esto es lo que no consigue comprender el gobierno de Ciudadanos, que por ejemplo gasta en estas fiestas más de 3.000 euros en seguridad privada, cuando es un servicio que tenía que prestar la policía municipal.

 

INCAPACIDAD Y MENTIRAS

Junto a la incapacidad de Ciudadanos vemos con estupor los asombros que los ajustes económicos de las fiestas provocan en el Partido Popular de Valdemoro, como si no fueran ellos los responsables de los mismos, después de 16 años de derroche, despilfarro y corrupción.

En el último Pleno fueron el único grupo que votó en contra de declarar persona non grata a Fco.Granados, o Marjaliza pero se echan las manos a la cabeza porque se apruebe un plan de ajuste para el municipio, después de dejar las arcas en quiebra técnica y al borde de que el Estado tuviera que intervenir el Ayuntamiento.

Son actitudes que han de provocar indignación y vergüenza ajena a aquellos vecinos de bien, que son amplia mayoría en Valdemoro, y que rechazan sus mentiras y su forma de gestión consistente en hacer política para cobrar comisiones mientras se engordaba la deuda de todos los valdemoreños.

Denunciar ahora los ajustes, cuando deberían estar pidiendo perdón a los vecinos, es una actitud bochornosa que sólo encuentra apoyo en incombustibles seguidores, y lamentablemente en esa izquierda de IUCM que se encuentra muy a gusto con un papel testimonial en la oposición. PP e IUCM votan juntos continuamente en los Plenos y comparten una estrategia de ataque a Ganemos haciendo uso político del miedo y medias verdades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *